Molwickpedia online    
Molwickpedia online
El pensador de Rodín

EL MÉTODO CIENTÍFICO GLOBAL

María José T. Molina
Molwickpedia online
 
Despegue de cohete
 
 
 

I. FILOSOFÍA DE LA CIENCIA

Nuestro planeta, la Tierra, es uno de millones de planetas, quizás infinitos, que existen en el inmenso Universo. Desde el principio, o desde siempre, los seres vivos en general y el ser humano en particular han tratado de comprender la vida y han intentado ordenar el mundo con la lógica; lo que explica el origen y el desarrollo de la filosofía.

Para intentar comprender por qué había fallado tanto la evolución de la ciencia y el método científico con la aceptación de paradigmas científicos y teorías tan pobres desde el punto de vista del sentido común, había incluido reflexiones sobre la filosofía de la ciencia y el concepto de ciencia en varios libros de Molwickpedia.

El pensador - Rodin
(Imagen de dominio público)  El pensador de Rodín

Al diseñar el presente libro dedicado al Método Científico Global decidí recoger dichas reflexiones en el mismo.

Al mismo tiempo, me parece importante la defensa del método científico y del concepto de ciencia actual porque es una de las grandes conquistas de la humanidad y la vida en general. Sin embargo, creo que sería conveniente que se desprendiera de algunas losas decimonónicas y de trabas vigesímicas; entre las que se pueden destacar sus complejos ateos y su velo utilitarista respectivamente.

I.1. Contenido y concepto de ciencia

Si nos preguntamos por el concepto de ciencia o simplemente ¿qué es la ciencia?, tendremos que recurrir a una disciplina externa, la filosofía de la ciencia.

Como yo lo veo, sin pretensiones doctrinales, la filosofía está dividida en tres grandes grupos: metodología de la filosofía pura o epistemología, el estudio del conocimiento científico o filosofía de la ciencia y el estudio de lo posible o metafísica, o si se prefiere meta ciencia.

Con una terminología menos precisa, la filosofía analiza el mundo de lo posible y la ciencia se limita al mundo de lo probado; la filosofía de la ciencia si no tiene pruebas, restringe los conceptos mientras que la filosofía general necesita pruebas para limitar un concepto.

Filosofía de la ciencia entendida como un nivel del razonamiento lógico que nos conduce al concepto de ciencia y no como una disciplina académica que utiliza muchas palabras en latín o en griego o citas a innumerables autores. Filosofía de la ciencia como auto limitación que se impone el pequeño niño filosofo para descubrir aquellas maravillas del nuevo mundo que tienen un profundo sentido común.

Este libro no pretende ser un tratado exhaustivo del método científico; al contrario, se limita únicamente a presentar algunas reflexiones sobre determinados aspectos relevantes del mismo.

En el título I se dedica un apartado al conocimiento científico y otro a las fuentes y características del mismo.

La percepción, la intuición y la lógica son las tres armas utilizadas por el hombre para aumentar su dominio sobre la naturaleza. Como veremos el denominado método científico de la filosofía de la ciencia tiene tres variantes principales basados en estos tres instrumentos.

En este sentido, la percepción y la lógica son los conceptos extremos mientras que la intuición se situaría en medio; permitiendo ésta última la formulación de teorías que superen en algunos casos las desarrolladas a través de la lógica y la percepción o de la combinación de ambas. En alguna medida toda teoría es una combinación de las tres.

Por otra parte, incluso desde el punto de vista de la filosofía de la ciencia no podemos negar que en ocasiones ha sido la locura la que ha hecho avanzar la ciencia al proponerse temas que parecían imposibles con anterioridad. En otras ocasiones lo que ha hecho avanzar la ciencia ha sido el amor, quizás a eso se refería Newton al contarnos el maravilloso cuento de la manzana.

El título II se dedica a comentar las características del método científico, criticando parte de su terminología y proponiendo una sencilla clasificación de las etapas y pasos del mismo. Se aprovecha la exposición para incluir dos nuevos métodos científicos y un pequeño apartado sobre los efectos explicados por la sociología de la ciencia en la etapa de la aceptación de las teorías científicas.

Por motivos sociológicos, creo que la filosofía de la ciencia se ha desvirtuado en el siglo XX debido a la casi constante negación, por un perfeccionismo idealista inalcanzable, de indudables avances del conocimiento científico lógico mientras se abraza lo ilógico en tanto en cuanto represente intereses particulares o de grupo. Quizás se deba a que el desarrollo de la filosofía de la ciencia y del propio concepto de ciencia se encuentre en su etapa de la intrépida adolescencia.

Otra forma de decir lo mismo es que la comunidad científica trata de esconder sus propias limitaciones en la complejidad y la supuesta falta de lógica de la naturaleza, cuando dichas características aparentes son su razón de ser; porque el ser humano todavía no ha descubierto gran parte de la compleja lógica de la naturaleza.

Sobre la filosofía de la ciencia aplicada al análisis de sistemas complejos versa el título III de este libro.

En relación con el avance científico, hay que citar la existencia en el libro de Cuentos infantiles de un cuento de terror sobre los bellacos de la Inquisición, que es mejor ignorarlo en la medida de lo posible. ¡El que avisa no es traidor! En otras palabras, este libro se lo dedico a los autodenominados escépticos modernos.

El título IV se concentra en revisar los errores históricos más relevantes que ha cometido y sigue cometiendo el método científico por la utilización de una filosofía de la ciencia adaptada a las necesidades sociológicas.

Veamos algunos ejemplos que siempre me han llamado la atención por la falta de sentido común y lo común de su recurrencia en los seres humanos, supongo que por una implementación errónea de la filosofía de la ciencia y del efecto arrastre.

  • La existencia de planetas extrasolares.

    ¿Por qué no se ha aceptado científicamente la existencia de planetas hasta que no se han detectado lo que parece que son planetas y se ha aceptado que la velocidad de la luz es constante en todo el universo cuando tampoco se ha podido comprobar?

    Desde luego, la probabilidad de que existiesen planetas fuera del sistema solar se puede decir que era la unidad para las probabilidades que maneja el cerebro humano normalmente.

    La probabilidad es, sin duda, un elemento asociado al concepto de ciencia.

    Para mí, las razones lógicas para su existencia son mucho más potentes que los nuevos descubrimientos que indican su existencia.

    Me imagino que con el concepto de ciencia moderno no se podía aceptar como cierto porque no era necesario ni urgente; pero en la práctica, la mayoría de los humanos pensaban que no existían o tenían dudas mucho mayores que las razonables, lo cual es bastante diferente de no tener la certeza completa. Por otra parte, siempre se puede negar la posibilidad de la certeza por influencia de la filosofía.

  • La existencia de vida orgánica extraterrestre.

    Con el concepto de ciencia actual y la existencia de vida orgánica pasa lo mismo, desde un punto de vista lógico, no puede existir ninguna duda razonable de su existencia fuera de nuestro planeta o del sistema solar. Esto es así por el juego de probabilidades matemáticas o por pura epistemología de la lógica.

  • La existencia de conceptos de vida distintos al de la biología.

    Otros conceptos más modernos de vida o más clásicos, según se mire, tienen otro problema más inmediato, ni siquiera se reconoce o se puede reconocer de forma científica su existencia en la Tierra. Esto es correcto, pero otra cosa es negarlo como, con Darwin a la cabeza, más de un científico pretende; porque con la negación ocurre lo mismo que con la afirmación: ¡Se necesitan pruebas!

    Dada la importancia de la correcta interpretación del método científico y el objetivo de neutralidad personal al evaluar la teoría de la evolución que se presenta; en el citado título IV del libro se ha incluido un apartado especial relativo a los límites del conocimiento derivados de los elementos contextuales de psicología personal, social y de la sociología de la ciencia que pueden afectar a la aceptación de una teoría evolutiva u otra.

    En el libro de la Teoría General de la Evolución Condicionada de la Vida se expone con detalle tanto la crítica de la Teoría de Darwin como una propuesta alternativa coherente con mi concepto de ciencia.

  • La controversia sobre la definición de inteligencia.

    Desde luego es un tema muy emocional, no solo se intenta negar su carácter genético ¡Obvio, por lo menos a nivel de especie biológica! sino que en numerosas ocasiones se niega la existencia del propio concepto o la posibilidad de su cuantificación.

    Aquí estoy con Darwin, es curioso ver como algunos animales niegan la inteligencia en los demás animales.

     ¡Hasta últimamente se ha inventado el término inteligencia emocional!

    Un desarrollo natural de la Teoría General de la Evolución Condicionada de la Vida han sido los cuatro libros digitales en línea en que se ha dividido la exposición de la Teoría Cognitiva Global: el cerebro y los ordenadores, la inteligencia y la creatividad, la memoria y, por último, la voluntad, los procesos de toma de decisiones y la inteligencia artificial.

    Para demostrar tanta teoría sobre la inteligencia elegante, con mayor acierto del esperado, realicé el Estudio EDI sobre el análisis estadístico de la evolución y diseño de la inteligencia en base a los datos longitudinales de cocientes de inteligencia de familias (padre, madre, hijos, hermanos normales y gemelos) existentes gracias al Young Adulthood Study, 1939-1967.

  • La realidad física.

    Aunque con una epistemología desfigurada la corriente imperante en la actualidad de la filosofía de la ciencia acepta con orgullo la falta de sentido común de muchas de las proposiciones científicas y la existencia de cosas o conceptos imposibles, yo estoy convencida de que, para un avance sostenido de la ciencia, hay que resistir las tentaciones de explicaciones fáciles de la realidad y rechazar radicalmente, por la pura epistemología mencionada en el ámbito de la filosofía de la ciencia y del concepto de ciencia, ciertos elementos de brujería o magia negra como:

    • Conjuntos vacíos con contenido.
    • Energías negativas.
    • Cosas que están en dos sitios a la vez.
    • Tautologías presentadas como teorías científicas.
    • Efectos anteriores a sus causas o cosas que salen antes de entrar.
    • Instrumentos que cambian su medida sin que sus mecanismos de medición se vean afectados.
    • Fuerzas a distancia o pura telepatía.
    • Dimensiones e imaginaciones que no se pueden probar o refutar.
    • Efectos sobre el mundo físico de puras abstracciones matemáticas.
    • Juegos del lenguaje y requisitos científicos sobre su forma de expresión en física.

    Como no podía ser de otra forma, el título IV contiene apartados dedicados tanto a la Física Clásica como a la Física Moderna.

 

 
 »    © 2007 Todos los derechos reservados