4. EXPERIMENTOS DE ENERGÍA

Además del libro de Experimentos de Física Global, donde se sistematizan los experimentos más importantes, se incluyen en este apartado los experimentos de energía gravitacional directamente relacionados con la Ley de la Gravedad Global.

Por supuesto, algunos son nuevos experimentos sobre la energía y otros experimentos y fenómenos naturales ya conocidos, pero se proponen interpretaciones alternativas a la Relatividad General o la Mecánica Cuántica, con interpretaciones realizadas bajo una estricta aplicación epistemológica del método científico.

En realidad, los pocos experimentos de energía y gravedad –no ejemplos mentales– que confirman la Relatividad General de Einstein, como los relojes atómicos y el experimento de Michelson-Morley, si se efectúan bajo los nuevos principios, conducen a resultados acordes con los mismos; como consecuencia de que lo que se ha cambiado ha sido el punto de vista, perspectiva, interpretación, medición o filosofía metodológica.

No obstante, como en el caso de las explicaciones no relativistas de las predicciones de la Relatividad General, por su relevancia científica, se presentan aquí el experimento Gigachron y algunas reflexiones sobre las ondas gravitacionales.

Después se expone la demostración matemática de cómo las Leyes de la Gravedad Global explican perfectamente los fenómenos naturales de la curvatura de la luz o efecto lentes gravitacionales y la precesión de la órbita de Mercurio.

También se presenta una explicación no relativista a los resultados del experimento Gravity Probe B, que incluye la negación de efecto Lense-Thirring de arrastre de la masa por la rotación del campo de gravedad y explicación del efecto real.

Además se muestran diferentes fórmulas o ecuaciones matemáticas que permiten calcular el corrimiento gravitatorio al rojo sin necesidad de la perspectiva relativista sobre el experimento de Pound-Rebka sobre la variación de la energía de la luz.

Finalmente, también se comenta la consistencia de la Física Global con otros fenómenos naturales en los que intervienen procesos gravitacionales, como el efecto Doppler de las ondas electromagnéticas y el corrimiento cosmológico.

 

 

4.a) El experimento Giga-Chron

Durante los últimos tiempos se ha estado buscando una unificación de las fuerzas físicas básicas. Es de suponer que dicha unificación, en su caso, implicará de alguna manera el establecimiento de una nueva relación o conexión entre algunas constantes físicas elementales o relaciones de equivalencia física entre unidades de las magnitudes implicadas.

Quizás, este experimento de energía gravitacional tenga algo que ver con la película de En busca del arca perdida, aunque suena más a una súper sincronización espacio-temporal de la gravedad; tan fuerte que se vuelva al tiempo absoluto del dios Chronos, íntimo de Euclides el de la geometría del espacio griega.

Respuesta de la adivinanza de la gravedad

La Adivinanza de la Gravedad es uno de los intrigantes elementos en que se ha basado el desarrollo de los libros de la Física Global. No sólo ya se enunciaba en el libro de La Ecuación del Amor, sino que se ofrecía su embarazosa respuesta de que la multiplicación de las constantes físicas más conocidas diese la variable física más conocida.

El planteamiento formal es que existe una relación que determina la fuerza de gravedad en la superficie terrestre *g* a partir de las siguientes constantes físicas:

G * g = c² * h * R * n
  • Siendo:
    G = constante de gravitación universal
    g = Intensidad del campo de gravedad
    c = velocidad de la luz
    h = constante de Planck
    R = Constante de Rydberg
    n = constante de normalización dimensional de valor unitario (=1)

La ecuación de la Física Global [ g = E c /G ] se deduce directamente de la Ley Gravitacional de Equivalencia puesta de manifiesto en el Experimento Gigachron.

Recordemos que la fórmula de la aceleración de la gravedad *g* tradicionalmente viene definida por:

g = G M / r² (m/s²)

Y por lo tanto es una variable en función del radio concreto que se contemple, que ni siquiera es constante en toda la superficie terrestre.

Como se puede observar la igualdad del experimento Gigachron enlaza las constantes de la gravedad, la energía y la masa, lo que supone una unificación de las fuerzas relacionadas, es decir, las bases de una teoría del todo sobre las propiedades elásticas del éter global.

En el citado libro de física y metafísica de La Ecuación del Amor se comentan algunos de los problemas planteados por diversas personas que, aunque tenían muy poco fundamento lógico, sirven para mostrar las naturales reacciones humanas a la propuesta de cambios importantes de las teorías científicas establecidas.

También se incluía una comprobación empírica de este experimento de energía gravitacional para el caso de la masa de la Tierra y la energía del átomo de hidrógeno junto a una deducción analítica partiendo de la ecuación de la gravedad de Newton [g = G M / r²] y la de la equivalencia energía-masa de Einstein [E = m c²]

Debido a las fórmulas y cálculos utilizados y la perspectiva filosófica y meta física del libro citado, la deducción analítica extendida y el cálculo numérico se pasaron a la página sobre constantes físicas del libro de Experimentos de Física Global.

En dicho libro se termina comentando que no es suficiente la comprobación del experimento Gigachron para un caso muy particular y que es necesaria una generalización de la demostración experimental respecto a los dos puntos siguientes:

  • Extender la misma relación a la energía electromagnética producida por otros elementos químicos.

    Este primer punto ya se encuentra resuelto por los diferentes niveles de energía del modelo de átomo de Bohr; que, aunque está superado, sigue manteniendo su vigencia en los aspectos relacionados con la constante de Rydberg RH

    Las series de Balmer, Paschen y Lyman ajustan los diferentes niveles de energía de los electrones con la constante de Rydberg –en las series numéricas mencionadas aparece la longitud de onda, pero sabemos que se corresponde con la frecuencia y en consecuencia con la energía.

  • Condiciones de gravedad diferentes a las de la superficie terrestre.

    Esta segunda generalización me ha costado más trabajo porque parecía que la idea natural era comprobar la igualdad del experimento Gigachron en la Luna o la Estación Espacial para cambiar las condiciones de gravedad, como se discute en la página sobre la Adivinanza de la Gravedad en el libro de la Ecuación del Amor.

    Sin embargo, el desarrollo del libro sobre la Mecánica Global ha conducido a una solución mucho más cercana, se trata de la gravedad en el interior de los objetos o, mejor dicho, de la gravedad en las proximidades del núcleo atómico. Parecerá raro, pero lo que cambia es la constante de gravedad G, como el tema es algo complejo y afecta a la unificación de la fuerza gravitatoria con el resto de fuerzas fundamentales es necesario referirse a las explicaciones del citado libro de la Mecánica Global en su apartado sobre la Gravedad en las distancias atómicas.

    De cualquier forma, lo que se incorpora en la igualdad de este experimento no es un cambio en el valor de la constante de la gravedad G, sino un nuevo parámetro que recoja los efectos de la variación de la intensidad del campo gravitatorio en la configuración espacial del átomo, para ello se podría utilizar la variable *n* de normalización dimensional.

    No sería de extrañar que el ajuste necesite de series de números parecidas a las series de Balmer, Paschen y Lyman, que recojan el efecto de la variación de la velocidad de la luz *c*, comentada en la página de la Propagación de las ondas magnéticas y velocidad de la luz variable, sobre el punto de inflexión de la constante de gravedad G y, general, de localización espacial de las líneas globudésicas del átomo.

    Desde un punto de vista práctico, indicar que se sabe que los materiales en condiciones de micro gravedad se forman con propiedades distintas.

Esto me suena al desconstanteador que...

La interrelación que implica el experimento Gigachron de energía gravitacional ofrece consistencia al Principio de Conservación Global en que se basa la Física Global.