3.f) Mecánica del movimiento uniforme y acelerado

Hemos visto, al hablar del movimiento en general, las características y propiedades de la velocidad de la luz o energía electromagnética.

También hemos presentado el origen, significado y soporte material de la energía cinética en relación con la velocidad física de la masa a través de la estructura reticular de la materia, éter global o éter cinético.

La rotura de la supersimetría por la masa al crear el campo gravitacional supone dos tipos de efectos sobre la mecánica del movimiento físico:

  • Aceleración de la caída libre de los cuerpos, correspondiente a la Ley de la Gravitación Universal de Newton, que operará de acuerdo con la segunda Ley de Newton o de proporcionalidad de la fuerza, masa y aceleración; teniendo en cuenta el incremento de masa con la velocidad.

    La diferencia principal entre el movimiento con supersimetría y el movimiento acelerado de caída libre es que el incremento de energía cinética es aportado por la energía potencial gravitatoria.

  • El efecto Merlín o segunda componente de la atractis causa, tratado en el libro de la Ley de la Gravedad Global, explica el efecto de la curvatura de la luz en las lentes gravitacionales y la precesión anómala de las órbitas de los planetas.

Ahora vamos a profundizar en la energía cinética como causa directa del movimiento y en la mecánica de la velocidad y la aceleración de la masa, con y sin gravedad.

En el apartado de Movimiento con gravedad se verá que la mecánica del movimiento físico de la masa con la simetría radial de la gravedad es igual al de supersimetría con la adición de la fuerza intrínseca de la gravedad.

3.f.1. Física del movimiento sin gravedad

En este apartado vamos a estudiar la mecánica del movimiento de los cuerpos con masa en un estado teórico de supersimetría de la estructura reticular del éter cinético.

Veamos las diferentes situaciones de la masa y la energía cinética respecto al movimiento o velocidad y aceleración física:

  • Reposo.

    La masa global será la masa en reposo más la masa cinética –masa equivalente a la energía cinética– aunque, en este caso, la energía cinética es nula.

    Estamos hablando en un modelo con espacio euclídeo, tiempo absoluto y con movimiento medido respecto al sistema natural de referencia o éter cinético.

    El éter global o cinético se encuentra en constante vibración y sincronizado con la resonancia de la masa.

    La velocidad privilegiada es cero cuando la masa está en reposo respecto al éter cinético –sistema natural de referencia para la energía cinética–, la energía cinética es nula y, por lo tanto, existe equilibrio del juego de fuerzas tridimensional en la interacción entre el éter cinético y la masa, dada la supersimetría del éter global de nuestro supuesto.

    Aunque no hay movimiento físico de la masa sobre el éter cinético, si se cambia el sistema de referencia habrá movimiento relativo, pero la masa física no habrá cambiado y la energía cinética seguirá siendo nula. Es decir, el movimiento relativo no expresa debidamente la realidad física subyacente. Es como cuando se va en coche, que parece que los árboles se mueven.

    La masa en reposo o movimiento nulo(Sistema de referencia natural)
    La masa en reposo

     

  • Física del movimiento rectilíneo uniforme.

    Después de una aceleración instantánea o de aceleración durante un periodo de tiempo, podemos definir una etapa de movimiento rectilíneo uniforme.

    Ahora existe cierta cantidad de energía cinética, aportada por la fuerza que ha producido la aceleración mencionada. La masa física se habrá deformado, o variado su configuración espacial, al absorber la energía; y tendrá una forma elipsoide, como la de la figura. Esta absorción y deformación espacial de la masa global es la esencia de la energía cinética.

    En consecuencia, el concepto de incremento de la masa relativista de Einstein –con independencia de su formalización matemática– sólo es correcto cuando se utiliza el sistema de referencia natural del movimiento o éter cinético.

    Siguiendo con el caso de supersimetría, la vibración del éter global estará sincronizada con la vibración o resonancia de la masa, dado que la masa está constituida de filamentos del éter global.

    La interacción de la masa en movimiento con el éter cinético provocará fuerzas por la tendencia natural del éter cinético a revertir al estado de supersimetría. Ahora bien, la configuración espacial de la masa ya no tiene la simetría de la figura de la masa en reposo; en otras palabras, el juego de fuerzas inicialmente no dará una resultante nula como en el caso del reposo.

    La vibración o energía interna tanto de los filamentos de la masa como los del éter cinético –líneas rojas en la figura– afectará a la masa en función del ángulo y punto de contacto. Lo podemos analizar en estos términos; pero, de hecho, se trata de un proceso interno, porque creemos que la masa está formada por bucles de los filamentos del éter cinético.

    Continuando con el análisis de la figura, el intercambio de energía será mayor en el lado derecho del punto de contacto visible, y la masa se moverá hacia la izquierda. Al mismo tiempo, el movimiento hacia la izquierda producirá más resistencia al movimiento cuanto mayor sea la velocidad de la masa.

    En consecuencia, las fuerzas se equilibrarán por el mecanismo del movimiento de la masa, ya que éste aumentará la tensión de los filamentos de los bucles en el sentido del movimiento y relajará la tensión de los filamentos en el lado contrario. Todo ello, teniendo en cuenta el total de efectos en las tres dimensiones del espacio euclídeo.

    De igual manera, el intercambio de energía total será nulo, porque las fuerzas –flechas verticales– son iguales pero contrarias. Por lo tanto, cuando la velocidad equilibra el citado intercambio de energía, comenzará el movimiento uniforme en ausencia de otras fuerzas.

    Éter cinéticoEquilibrio dinámico de las fuerzas elásticas
    Diagrama éter cinético y mecanismo del movimiento uniforme

    Mientras la energía cinética no sufra ninguna variación, la velocidad continuará con movimiento uniforme, lo que es consistente con la Ley de Inercia de Newton.

    Por otra parte, el movimiento físico hace que la masa alcance la próxima vibración de los filamentos del éter cinético un poco antes que si estuviese en reposo y así sucesivamente. En otras palabras, la frecuencia de resonancia de la masa será mayor que en el estado de reposo.

    De esta forma, la frecuencia de resonancia de la masa, aumentada por el mecanismo del movimiento, sigue sincronizada con los filamentos del éter global. Es decir, el movimiento sobre el éter global es el mecanismo de equilibrio de la resonancia de la masa y del propio éter global o de su sincronización.

    La frecuencia de resonancia o vibración de la masa ha aumentado con la velocidad sobre el éter global, pero parece que no se altera el tiempo en este caso, a no ser que se defina precisamente en función de dicha frecuencia, como hace la Teoría de la Relatividad de Einstein.

  • Física del movimiento rectilíneo con aceleración.

    La aceleración dentro del sistema natural de referencia o éter global implica un aumento de la energía cinética. El proceso es similar al caso anterior de movimiento rectilíneo uniforme en cuanto al cambio o aceleración inicial respecto al estado de reposo.

    El aumento de energía cinética implicará un mayor aumento y mayor deformación de la masa. Asimismo la mayor velocidad provocará que la resonancia de la masa aumente para sincronizarse con el éter global.

    En este caso, el tiempo sigue sin alterarse.

    Sin embargo, en la Teoría de la Relatividad lo que determina la unidad de tiempo relativo es la velocidad y la aceleración provoca cambios en dicha unidad.

Con estas características del modelo sobre el movimiento sería inmediato saber el tamaño de una retícula del éter global o cinético si está directamente relacionado con la frecuencia de resonancia de la masa.

No es sorprendente que la velocidad máxima de la masa sea la de la transmisión de la tensión longitudinal del éter global –igual a la velocidad de la luz–, porque al alcanzar la masa dicha velocidad se encontraría en un nivel de energía relacionado con c², que implica un límite físico.