M O L W I C K
 

María José T. Molina

TGECV

TEORÍA GENERAL DE LA EVOLUCIÓN CONDICIONADA DE LA VIDA

Estudios sobre evolución de la inteligencia

Investigación de la evolución de la inteligencia con estudios estadísticos de psicología. Otros estudios de investigación de evolución sobre genética de la inteligencia y la memoria.

VI.3. Psicología evolutiva de la inteligencia y la memoria

VI.3.a) Estudios sobre evolución de la inteligencia

VI.3.a.1. El experimento de Darwinotro

El experimento de Darwinotro es una propuesta de estudio sobre la evolución de la inteligencia para verificar empíricamente la Teoría General de la Evolución Condicionada de la Vida.

La idea ha surgido en 2011 por la influencia del impresionante ajuste de la hipótesis adicional de selección sexual de setiembre de 2002 sobre el Estudio EDI – Evolución y Diseño de la Inteligencia de abril de 2002, que implica una gran sensibilidad del modelo de evolución de la inteligencia incluso para grupos de 10 individuos, y por la conveniencia de buscar un experimento más simple y definitivo.

Hasta la fecha, el experimento de Darwin-otro no se ha ejecutado, pero es viable debido a los avances en biología y genética y su coste no parece muy grande comparado con las importantes conclusiones que aportaría de obtener resultados positivos.

El objetivo es confirmar los resultados del Estudio EDI - Evolución y Diseño de la Inteligencia, sobre la función de seguridad de la mujer en la diferenciación sexual , la actualización genética por el hombre, sobre el carácter genético de la inteligencia y sobre su incremento en cada generación de un 10%, mediante un análisis discriminante del origen del cromosoma X materno.

Lógicamente los resultados del Estudio EDI - Evolución y Diseño de la Inteligencia se pueden validar repitiendo el estudio con una muestra más grande; pero también con un experimento diferente.

En concreto, tomando como hipótesis las conclusiones señaladas del Estudio EDI - Evolución y Diseño de la Inteligencia, si conseguimos comparar la inteligencia entre individuos con cromosomas que soportan la inteligencia actualizados y no actualizados, es decir, con una diferencia generacional, deberíamos obtener mayores cocientes de inteligencia para los primeros.

El experimento de Darwin-otro
Evolución de la inteligencia  El experimento de Darwin-otro

De los dos cromosomas sexuales de un individuo, uno estará siempre actualizado, sea X o Y, por proceder del padre; y otro no lo estará por proceder de la madre. Ahora bien el cromosoma X materno puede haberse actualizado en la generación anterior si proviene del abuelo (XGF), o no haberse actualizado si provine de la abuela (XGM); ésta es la característica que estábamos buscando para poder discriminar en la evolución de la inteligencia.

Por razones de optimización evolutiva yo diría que la inteligencia se encuentra en los cromosomas sexuales. En cualquier caso, de no ser así, el propio experimento de Darwinotro nos permitiría encontrar el cromosoma responsable de la evolución de la inteligencia.

El nuevo experimento Darwin-otro es totalmente aséptico, pues no incorpora per se ningún sesgo sobre la evolución de la inteligencia reconocible a priori. Es más, si en la selección de la muestra existieran sesgos significativos tampoco pasaría nada como veremos a continuación.

El experimento consiste en dos fases:

  • Elección de muestra aleatoria.

    La primera será elegir una muestra aleatoria de 100 mujeres de una edad parecida, misma raza, estrato social medio, etc., para reducir posibles sesgos; sean éstos de naturaleza genética o ambiental. Determinar su cociente de inteligencia y la procedencia masculina o femenina de la anterior generación del cromosoma X materno; es decir, si viene del abuelo materno (XGF) o de la abuela materna (XGM)

    Por supuesto, cuanto mayor sea la muestra mejor. Es interesante resaltar que el test de inteligencia utilizado no influirá desde un punto de vista de género, esté o no equilibrado a priori, pues la muestra está compuesta exclusivamente de un tipo de género.

    Lógicamente, si la muestra no tiene sesgos importantes, aproximadamente el 50% de los cromosomas X maternos de la muestra total deberían tener la procedencia del abuelo y otro 50% de la abuela según la teoría de Darwin y las leyes de Mendel.

    Pues bien, la hipótesis a verificar es que si el CI medio de la muestra es superior a 100 entonces la proporción de XGF será mayor del 50%.

    Una muestra curiosa y sesgada sería la de 100 miembros de Mensa (asociación de personas con CI superior al 98% de la población) y que, no obstante, creo que se cumpliría la hipótesis de evolución de la inteligencia anterior con cierta holgura; yo diría que la proporción de XGF sería del 70% o superior. Además del experimento de Darwinotro el coste se reduciría por no tener que realizar de test de inteligencia.

  • Eliminación de posibles sesgos significativos.

    Quizás la hipótesis anterior del experimento de Darwin-out no se verifique debido a sesgos en la población estadística o en la muestra seleccionada.

    Para remover o compensar los sesgos en la población inicial o en la selección de la muestra tomamos XGF como referencia inicial (XGF = 100 - XGM)  y reordenamos la muestra según su cociente de inteligencia.

    La hipótesis a contrastar ahora es que el grupo formado por 50 mujeres con menor CI tendrán una menor proporción de XGF y mayor de XGM que el conjunto de la muestra.

    Experimento de Darwin-otro
    Eliminación de sesgos con muestra reordenada con el CI  Eliminación de sesgos en el experimento de Darwin-otro

    Con la misma línea argumental podríamos decir que si hacemos cuatro grupos en la muestra reordenada, la proporción de XGF debería ser mayor cuanto mayor sea el CI de los grupos.

    Experimento de Darwin-otro
    Correlación positiva XGF y CI  Correlación positiva XGF y CI en el experimento de Darwin-otro.

     

  • Causalidad directa.

    Razonablemente, si las hipótesis sobre la evolución de la inteligencia son correctas también se verificará la causalidad directa entre cromosomas más modernos e inteligencia mayor o más evolucionada.

    Si dividimos la muestra en dos grupos en el experimento de Darwin-otro, uno con las personas que tienen el XGM y otro con las que tienen el XGF, el cociente de inteligencia medio del primer grupo debería ser menor que el del segundo.

    Experimento de Darwin-otro
    Grupos por origen de cromosoma X  Correlación positiva XGF y CI en el experimento de Darwin-otro.

    Por supuesto el número de personas de cada grupo no tiene por qué ser exactamente la mitad de la muestra.

De confirmarse la hipótesis con la eliminación de sesgos mencionada se reforzarían directamente los siguientes extremos:

  • Existencia de evolución de la inteligencia en cada generación.
  • Realización de las mejoras en la información genética únicamente por los machos.
  • Localización de las funciones elementales de la inteligencia en los cromosomas sexuales X e Y o, por lo menos, en un único y conocido cromosoma.
  • La no aleatoriedad de todas las modificaciones genéticas y, por lo tanto, la incorrección de la teoría de Darwin.
  • La existencia de una inteligencia finalista diferente a la humana.

El análisis cuantitativo del experimento Darwin-otro con una muestra suficientemente grande y numerosos grupos podría permitir comprobar la coherencia de los resultados sobre el 10% de evolución de la inteligencia humana en cada generación detectado en el Estudio EDI - Evolución y Diseño de la Inteligencia.

Y todo ello, sin sesgos, sin intromisiones ambientales, sin intrusiones técnicas, sin necesidad de definir la inteligencia con precisión y con una investigación experimental extremadamente simple que se puede entender sin títulos académicos especiales y con muy poco esfuerzo.

¡Con los hombres pasaría lo mismo!

Como se desprende fácilmente de la explicación  del experimento Darwin-otro, el análisis con la inteligencia masculina o mixta sería idéntico, controlando la procedencia del único cromosoma X materno, sea de los hombres o de las mujeres.

Conviene recordar que el objetivo del experimento de Darwinotro es negar o explicar las posibles diferencias entre la inteligencia masculina y femenina sino el reforzar científicamente la Teoría de la Evolución Condicionada de la Vida y, en definitiva, la naturaleza de la vida propuesta por la misma.

 
Cuando Darwinotro acaba
el diseño del experimento,
va tan contento a decírselo a Mª José.
ésta le dijo:

– Estoy impresionada,
¿Y qué vas a hacer ahora? –

Después de pensar un poco,
Darwin-otro
confesó:

– Voy a invitar a una amiga a cenar
y voy a preparar una ensalada Luna. –

A lo que Mª José comentó:

– ¡Cómo mola! ¿Cómo, cómo se hace? –

Y Darwin-otro le explica:

– Lleva tomates pequeñitos y pepino;
se parte un tomate en dos,
y cada uno se come la mitad. –

Entonces, Mª José exclamó:

– ¡Qué romántico! –

 

VI.3.a.2. El Estudio EDI - Evolución y Diseño de la Inteligencia 

El Estudio EDI ya realizado se puede encontrar en su correspondiente libro en línea.

Uno de los argumentos principales utilizados para justificar la Teoría General de la Evolución Condicionada de la Vida es la existencia del método de verificación de la información genética transmitida (VIG) Para contrastar dicha existencia debemos encontrar un modelo de estudio sobre evolución en que se cumplan las siguientes hipótesis:

  • Existencia de la evolución con aplicación del método VIG para una determinada característica o capacidad objeto de estudio.

  • Existencia de una función que nos mida el diferente potencial de dicha capacidad.

He comentado en varias ocasiones que la evolución de la inteligencia, entendida simplemente como la capacidad para cumplimentar determinados test de inteligencia, para evitar discusiones bizantinas sobre su concepto o sobre la capacidad de ser medida, cumple las dos hipótesis anteriores.

Por lo tanto, vamos a desarrollar un modelo concreto de psicología evolutiva del funcionamiento de la inteligencia basado en la herencia que nos permita comprobar si efectivamente la naturaleza aplica el método VIG o no en la evolución de la inteligencia.

Otras razones para escoger la inteligencia como variable de estudio de la evolución son el hecho de tratarse un tema muy controvertido y estudiado y de mostrar, en caso de confirmarse, una parte de las importantes repercusiones que puede tener la Teoría General de la Evolución Condicionada de la Vida (TGECV) en el mundo de la educación, por configurar un nuevo paradigma cognitivo.

Existen numerosos estudios de la evolución de la inteligencia basados en mediciones de los CI individuales o cocientes de inteligencia. Los trabajos de investigación realizados aportan conclusiones un poco contradictorias, mientras que en estudios con gemelos se alcanzan correlaciones de hasta un 80-85%, para otros tipos de relaciones familiares baja hasta un 30%

Una posible conclusión sería que la evolución de la inteligencia se debe a  la herencia genética, como demuestra la alta correlación entre gemelos, y que la baja correlación en el resto de los casos es debida a no tener en cuenta la forma en que la herencia se transmite de acuerdo con lo expuesto en la TGECV.

En otras palabras, pienso que las bajas correlaciones entre los CI de hermanos no gemelos obtenidas en los estudios de evolución de la inteligencia anteriores se debe a la combinación mendeliana de genes. Si se calculase la correlación entre el color de las hermanas flores o ratas en los típicos ejemplos sobre las leyes de Mendel también se obtendrían unos valores bajos. ¿No es cierto?

A pesar de la hipótesis adoptada sobre evolución de la inteligencia, podría ser que el modelo no obtuviera los resultados esperados por la naturaleza multifuncional de la variable elegida, y la posibilidad de que el código genético se pueda encontrar situado en cromosomas diferentes, lo que haría mucho más complicado el diseño del modelo estadístico de la combinación mendeliana de los mismos.

También podría ocurrir que en el estudio de psicología evolutiva de la inteligencia se observase una heredabilidad de la inteligencia de un 50% pero que, al mismo tiempo, se compruebe que las reglas de dominancia sean coherentes con las propuestas por la TGECV en función de la existencia del método de verificación de la información genética VIG que, en definitiva, es el objetivo principal del modelo.

 Distribución Normal   Distribución Normal

Esta figura muestra la forma genérica de la función ξ(CI) que vamos a utilizar. Para un valor de de cociente de inteligencia (CI) nos dice la probabilidad acumulada de que los CI de la población sean iguales o inferiores al mismo.

Por ejemplo ξ(100) = 0.5 y la función inversa ξinv(Prob) = CI, es decir, ξinv(0.5) = 100.

Los CI más generalmente aceptados se miden por relación a otros individuos, de forma que se refieren a la posición relativa definida mediante una función normalizada ξ (CI) de la distribución estadística de los cocientes de inteligencia previamente estudiados en el proceso de validación de dicha función. Esta función nos relacionará cada uno de sus de los valores con el percentil acumulado. Las tres escalas más comúnmente utilizadas son las de Wechsler, Stanford-Binet y Cattell, todas ellas utilizan una función normal de media 100 pero se diferencian en la desviación típica, éstas son 15, 16 y 24 respectivamente.

El percentil como su nombre indica es el porcentaje de la población de referencia que tiene un potencial igual o menor al valor de la distribución a que se refiere. Así, el percentil de 100 es 0.50 ó 50%, al ser la media de la distribución 100.

Se ha elegido este caso particular de evolución de la inteligencia para formalizar el modelo general, aunque puede haber muchas otras posibilidades, el razonamiento siguiente sería el mismo o muy similar para todas ellas.

El resultado de la combinación de los cuatro cromosomas tomados de 2 en 2 de acuerdo con la teoría de Mendel y aplicando el método de verificación de la información genética VIG, por tratarse de la evolución de la inteligencia, nos producirá los cuatro casos diferentes de descendientes que muestra la figura. La esperanza matemática de la capacidad del nuevo individuo (ECdescendiente) será la suma de las esperanzas de cada uno de los casos ponderadas por sus probabilidades.

ECdescend. = P(D1) C(D1) + P(D2) C(D2) + P(D3) C(D3) + P(D4) C(D4)

 Evolución de la inteligencia  Leyes de Mendel modificadas

Bajo los supuestos del estudio de evolución de la inteligencia, las probabilidades de todos ellos serán idénticas e iguales a 0.25; asimismo, teniendo en cuenta que el supuesto de verificación de la información genética recibida, asumido por hipótesis, nos dice que el cromosoma significativo será el menor o incluso inferior a éste, puesto que a lo sumo solo se podría llegar a contrastar el más pequeño en su integridad.

No obstante supondremos, por simplificación, que se contrasta en su totalidad puesto que para una capacidad específica el cromosoma mayor normalmente contendrá casi toda la información del menor.

Recordemos que, por hipótesis de este estudio de psicología evolutiva del funcionamiento de la inteligencia, el gen o cromosoma (o la parte de la información genética que está asociada a la capacidad estudiada) más potente de cada progenitor no se puede medir de ninguna forma con la tecnología actual, puesto que no se manifiesta en su integridad dado que solo se manifestará la parte contrastada o, al menos, hasta que no se definan test adecuados al respecto por la psicología.

Por ello habrá que estimar el segundo y tercer sumando, acotando en la medida de lo posible, los valores de C(D2) y C(D4); a estos efectos, si trabajamos siempre con probabilidades del valor central de su esperanza matemática al calcular la correlación entre variables dependientes e independientes los errores tenderán a compensarse.

Aunque se pudieran medir las capacidades de todos los cromosomas relacionados con la evolución de la inteligencia, tampoco obtendríamos previsiones exactas del valor de la capacidad del descendiente para cada individuo por la aleatoriedad de la combinación genética mendeliana.

Los cromosomas presentes en D2 son P1a y P2b, y en D4 serán P1b y P2b. De estos tres cromosomas solo conocemos el potencial de P1b que es 100, por lo que para estimar el potencial de D2 y de D4 (ED2 y ED4) será necesario hacer una estimación previa de P1a y de P2b (EP1a y EP2b)

Podemos reducir EP2b a su valor central esperado, es decir, la media de los valores de CI que se encuentren por encima de P2a. Siendo el potencial asociado al percentil (ξinv) la función inversa de ξ tendremos:

EP2b = ξinv [ξ (P2a) + (1 - ξ (P2a) / 2)]

Como podemos imaginar las estimaciones de estos valores intermedios no son muy buenas tomadas individualmente, pero el objetivo es conseguir estimaciones insesgadas dado que, por el efecto de la combinación mendeliana de cromosomas en la evolución de la inteligencia, la varianza de los residuos siempre será bastante grande.

En definitiva, si el análisis a realizar con datos reales resultase positivo quedaría demostrada la hipótesis de que la evolución de la inteligencia se debe a la herencia genética en su mayor parte y que sigue las reglas de evolución que implica el método VIG.

Una vez que se disponga de los datos muéstrales solo habría que contrastar la correlación entre las variables definidas por el modelo como explicativas con las explicadas. Afortunadamente, en el libro online del Estudio EDI - Evolución y Diseño de la Inteligencia, se muestran los buenos resultados que he obtenido con los datos longitudinales conseguidos, r² = 0.96 y superiores.

Además del problema señalado respecto al concepto de la inteligencia en psicología evolutiva como conjunto de funciones, en este modelo se han realizado varias simplificaciones para su exposición. Para hacer estimaciones más coherentes de la evolución de la inteligencia seguramente habría que incluir pequeños cambios relacionados con:

  • La mejora interna de la información genética que produce la evolución de la inteligencia en cada generación, que podría llegar a ser superior al 10 %.

  • La no significatividad del cromosoma de menor potencial en su totalidad, salvo única y exclusivamente en la medida en que esté incluido en el cromosoma de mayor potencial.

  • Otro factor, aunque discutible, podría ser la correlación que puede existir entre el potencial efectivo de los cromosomas de los progenitores debido a los mecanismos naturales conscientes o inconscientes que, sin duda, existen en la naturaleza a la hora de elegir pareja.

En cualquier caso se pueden hace una investigación de la evolución de la inteligencia preliminar, mediante análisis de sensibilidad, para estimar los parámetros anteriores y su posterior inclusión en el modelo, puesto que nada impide complicar el modelo si al final las estimaciones son más correctas.

Los tres aspectos citados anteriormente han sido comprobados satisfactoriamente en el estudio estadístico EDI sobre la inteligencia realizado con posterioridad.

En el libro online del Estudio EDI - Evolución y Diseño de la Inteligencia se dice "Aproximadamente se habrán calculado unos 500 millones de coeficientes de correlación."

VI.3.b) Investigación sobre la evolución de la memoria y otras funciones cognitivas.

La hipótesis de verificación de la información genética recibida se puede suponer de forma negativa, o contraria a la supuesta para la evolución de la inteligencia, y daría lugar a una reformulación del modelo para poderse contrastar.

Ambos supuestos forman parte de la misma teoría de la evolución y se producirían de forma simultánea para diferentes capacidades.

Mientras que para la memoria segura o matemática la hipótesis señalada sobre el método VIG sería igual a la de la inteligencia, para la memoria normal y la intuición sería la contraria.

NOTICIAS SOBRE LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN

 "Científicos de Oxford descubren un gen que afecta específicamente al lenguaje.
...una mutación de un gen que han llamado FOXP2. La correlación es perfecta: los 15 miembros afectados de la familia llevan el gen mutante, y los otros 14 lo llevan normal...
...La mutación no actúa mediante un estropicio generalizado de la inteligencia, ya que muchos de los afectados tienen niveles intelectuales (no verbales) normales, y algunos los tienen mayores que sus familiares no afectados".

El País 04-10-2001. Nature.

En el caso de otras capacidades cognitivas como el lenguaje, la memoria lingüística y el razonamiento verbal el tema se complica por las especiales características de estos procesos cognitivos.

En la página Genética evolutiva y neurociencia del libro de la Memoria y el Lenguaje de la Teoría Cognitiva Global se profundiza en estos temas.

En el estudio de la herencia y evolución de habilidades relacionadas con la música y el arte se podría esperar un comportamiento opuesto al de la evolución de la inteligencia y semejante al de la memoria no matemática o al de la intuición.

El problema para efectuar análisis estadísticos sobre psicología evolutiva de estas habilidades se encuentra en la no existencia de indicadores fiables con variables continuas de estas capacidades; al contrario de lo que en teoría ocurre con la evolución de la inteligencia por la existencia de los cocientes de inteligencia.

 

© 2000 Todos los derechos reservados