7. Selección sexual

El análisis de sensibilidad del modelo Global genera un nuevo conjunto de valores de la simulación estadística de la evolución de la inteligencia. La descripción y los buenos resultados obtenidos se han comentado en el apartado del que hemos denominado Modelo Globus, ahora a dicho modelo se le añade una hipótesis de selección sexual típica de la evolución biológica de Darwin aunque nos encontremos en un paradigma evolutivo diferente.

Conviene señalar que en la página sobre Evolución de la inteligencia del libro de la Teoría General de la Evolución Condicionada de la Vida, se explica el nuevo experimento de Darwin-otro, todavía sin realizar, para confirmar los resultados del Estudio EDI con una metodología distinta, basada precisamente en el efecto sobre la evolución de la inteligencia de los mecanismos genéticos existentes gracias a la diferenciación sexual.

La selección sexual o de pareja como mecanismo auxiliar de la evolución biológica ha sido un paradigma desde los primeros desarrollos de la teoría de la evolución. El propio Darwin escribió El Origen del Hombre y la Selección Sexual (1871) introduciendo un nuevo factor, la selección sexual, mediante la cual las hembras o los machos eligen como pareja a los que presentan cualidades más atractivas.

Darwin llevaba razón en que se eligen las cualidades más atractivas, no deja de ser otra tautología.

La inteligencia es, sin duda, una de esas cualidades deseables por diversas razones. Sin embargo, desde el punto de vista de nuestro modelo, no se trata de imponer una hipótesis general de selección sexual o de pareja, como la mencionada por Darwin, puesto que los datos del CI de la madre y del padre los tenemos fijados.

Reflexionando sobre la posibilidad de establecer alguna hipótesis adicional al Modelo Global, y a su análisis de sensibilidad del Modelo Globus, que mejore su ajuste y, al mismo tiempo, se vea confirmada, se me ha ocurrido probar la idea de la relevancia de la diferencia de inteligencia entre el padre y la madre como condicionamiento para la efectiva aceptación inicial de la configuración de la pareja o selección sexual.

Sinceramente pienso que la inteligencia no es un requisito estricto a la hora de elegir pareja o selección sexual en sentido evolutivo, pero de igual forma creo que no es común que exista una gran diferencia en la misma. Luego se podría pensar en algún tipo de algoritmo de optimización que represente la condición señalada respecto a la selección sexual o selección de pareja.

Hipótesis adicionalInteligencia y selección sexual
Compatibilidad de la pareja

Esta pequeña disertación de psicología evolutiva se complica al pensar que en realidad tenemos dos inteligencias, las correspondientes a cada uno de nuestros progenitores y operando bajo diversas formas o condiciones, como ya hemos visto. Quizás podamos profundizar un poco en lo enunciado por Darwin sobre selección sexual respecto a la evolución de la inteligencia.

Para ser breves, la hipótesis adicional introducida respecto a la selección sexual en el Modelo Global será la de establecer como límite de la diferencia en inteligencia la de que el cromosoma más potente de un miembro de la pareja ha de ser como mínimo tan potente como el menos potente del otro miembro y viceversa.

La justificación psicológica se basa en que uno no exige la misma inteligencia a una persona que conoce, pero para formar pareja (selección sexual) se exige que, al menos, la otra persona te siga la conversación de forma aceptable; y eso, lo puede conseguir con un solo cromosoma, puesto que para seguir otro argumento no se necesita tener seguridad; de hecho, la seguridad derivada de la verificación genética la ofrece el argumento inicial ofrecido por los dos cromosomas de la persona que habla en primer lugar.

Análisis de sensibilidad sin selección sexualModelo Globus

Aunque la explicación de psicología cognitiva pueda no ser muy extensa, lo importante aquí es que el modelo de simulación estadística de la evolución de la inteligencia mejora sustancialmente su ajuste al introducir esta hipótesis de selección sexual o de pareja. El libro de la Teoría Cognitiva Global profundiza en esta argumentación.

La hipótesis de selección sexual afectará, en su caso, únicamente a los genes M2 ó P2; éstos son estimados dado que los CI medidos recogen la potencia del gen significativo o menos potente, por lo tanto, las estimaciones de M2 y P2 cambiarán a la luz de la nueva información o condición introducida en el modelo.

El Modelo Global con selección sexual mejora algo con las variables individuales (Test de Otis de padres y madres y Test de inteligencia escala Wechsler, Stanford-Binet de los hijos), pero el efecto se nota mucho más con las variables centradas. El ICMG, con el criterio de ordenación M1P1°, pasa de 15,61 a 17 y el máximo de 0,89 a 0,97 para la función objetivo (ver gráficas q163 y q189). Para la función objetivo M&P el ICMG se sitúa en 17,62 cuando antes estaba en 17,77 y el máximo sube también de 0,89 a 0,97. Como casi siempre, los valores máximos de r² corresponden a la variable X6 o media de 6 variables de los hijos.

El análisis de sensibilidad efectuado con los algoritmos de optimización y únicamente con la variable X6 en el subapartado de "Evolución interna" del apartado de "Simulación de la complejidad del modelo real" se obtiene la gráfica del Modelo Globus (sin selección sexual):

Repitiendo el mismo análisis de sensibilidad efectuado con la variable X6 con la hipótesis adicional de selección sexual o de pareja en cuanto a límite mínimo de inteligencia aceptable a la hora de formar pareja se obtiene la gráfica de correlación y regresión múltiple del Súper Modelo Globus mostrada a continuación, de ella podemos resaltar los siguientes aspectos.

  • De los cuatro picos de la gráfica de correlación y regresión múltiple, uno se mantiene y los otros tres se desplazan hacia arriba.

  • Las correlaciones de los cocientes de inteligencia previstos por la función objetivo R° y con la función M&P son mucho más similares que antes. En cómputo total la función sube ligeramente y la M&P baja ligeramente.

Modelo de cuadro estadístico para el análisis de sensibilidad del modelo de evolución de la inteligencia con parámetros de evolución interna con la hipótesis adicional de selección sexual en cuanto a límite mínimo de inteligencia aceptable a la hora de formar pareja.

Análisis de sensibilidad con selección sexual
/ Modelo Súper Globus

Una interpretación segura de estos resultados es casi imposible dado el margen de sensibilidad a los cambios introducidos teniendo en cuenta que únicamente diez de los setenta cocientes de inteligencia de la función han resultado afectados por la hipótesis de selección sexual en más de un dos por ciento de su valor; pero, intentando dar una explicación positiva de los dos aspectos mencionados podría decir:

  • Respecto del primero, que parece que el modelo mejora cuando los parámetros del mismo son correctos y que empeora cuando los parámetros son ficticios, lo cual, refuerza tanto el Modelo Global como la hipótesis introducida de selección sexual.

  • Respecto del segundo, que la función mejora al incorporar información adicional en su definición, mientras que la función M&P, a pesar de sus picos, baja al no recoger en su composición el efecto de la hipótesis introducida sobre los genes M2 y P2 puesto que solo recoge información de M1 y P1 que son los cocientes de inteligencia conocidos, lo cual, tiene todo el sentido del mundo.

Por otra parte, hay que señalar que la función mejora sus resultados como función objetivo pero no así como criterio estadístico de ordenación. Este hecho se puede comprender si pensamos que por tratarse de valores medios de las diferentes posibilidades el modelo estadístico incorpora las diferencias debidas a la combinación genética mendeliana en mayor medida que el criterio estadístico M1P1°.

El razonamiento es similar a lo que le pasa a la variable W que en muchos casos presenta correlaciones muy altas pero que como criterio estadístico de ordenación es normalmente pésimo, porque incorpora tanto los efectos de la combinación genética mendeliana, de las limitaciones funcionales debidas a problemas genéticos y de la afinidad como del resto de desviaciones debidas a la simulación de los procesos de errores de medición y expresión. Asimismo, las variables de los hijos suelen ser muy buenos criterios estadísticos de ordenación porque no incorporan las desviaciones debidas a la combinación genética mendeliana, las de afinidad, las de la evolución interna ni las de las limitaciones funcionales.

Conviene remarcar que si la hipótesis de selección sexual introducida fuese incorrecta el ICMG del Súper Modelo Globus podría bajar considerablemente, incluso para pequeños cambios, como se puede comprobar en su gráfica del análisis de sensibilidad a los parámetros de evolución interna para la variable X6, donde un uno por ciento de incremento del potencial a transmitir por los padres o las madres hace caer drásticamente el citado ICMG.

Se recuerda que el Modelo Globus es simplemente una forma de representación en una gráfica de la parametrización de la evolución en el Modelo Global y el Súper Modelo Globus se refiere a la introducción de la hipótesis de selección sexual.

En resumen, la hipótesis propuesta de evolución biológica y herencia ligada al sexo del Súper Modelo Globus parece razonablemente correcta. La coherencia del análisis de correlación del Modelo Global mejora en general y para las variables centradas con el criterio de ordenación M1P1° las correlaciones aumentan sensiblemente.