2.c.1.b) Partículas subatómicas estables e inestables

Hemos visto cómo se crean las partículas fundamentales o partículas subatómicas más pequeñas de la masa física a través de un proceso acentuado de torsión de la estructura reticular de la materia o éter global que genera un estado de agregación de la materia diferente, donde la principal característica es la acumulación de energía elástica en rizos o caracolillos de masa resonante.

A dicho fenómeno de cambio de estado de la materia lo he denominado interacción de la masa o interacción negra por eliminar la tensión transversal de la onda electromagnética y convertirla en tensión de curvatura longitudinal y energía de deformación reversible del éter global.

Nudo estable
Manta enrollada con un nudo estable

También hemos visto en los apartados anteriores propiedades de las partículas subatómicas en general como su naturaleza espacial dextrógira o levógira  y hemos mencionado su carácter estable o inestable.

Las partículas subatómicas estables tendrán algún mecanismo que haga que los caracolillos o bucles de la estructura reticular del éter global no se deshagan con facilidad a pesar de la tendencia a volver a su situación inicial por la energía elástica.

La figura muestra una manta enrollada con un nudo para representar intuitivamente un posible mecanismo de estabilidad, si bien no se considera muy exacto.

En el apartado de este libro sobre Partículas del átomo del nuevo modelo atómico propuesto por la Mecánica Global se profundizará en el análisis de las partículas elementales estables y su tamaño máximo.

A continuación se explican las características de las partículas subatómicas con masa.

  • Corrimiento de las partículas subatómicas.

    Como se ha explicado anteriormente, las ondas electromagnéticas o fotones y otras partículas sin masa representan pequeños giros o deformaciones transversales o de torsión del éter global. Cuando esos giros se juntan en el espacio con sentido contrario forman el medio-bucle, bucles o caracolillos de la masa física.

    Si los bucles reciben más energía o fuerza de torsión de un lado, se desplazarán hasta alcanzar un equilibrio en las tensiones transversales de torsión recibidas por los extremos de los bucles. En este caso, el movimiento de las partículas con masa se podría describir intuitivamente como el desplazamiento de un nudo corredizo.

    Recientemente (2016) he descubierto la teoría de nudos de Lord Kelvin, que se puede señalar como un claro antecedente de la Mecánica Global. Dicha teoría proponía que los distintos átomos correspondían a diferentes nudos en el éter clásico. Lógicamente, fue desechada con el advenimiento de la Relatividad por la negación de la existencia de cualquier éter con propiedades mecánicas.

    En realidad, lo que hace la Relatividad es trasladar esas propiedades mecánicas al propio espacio-tiempo, evitando así mencionar la desprestigiada palabra éter. Baste señalar que las ondas gravitacionales detectadas arrastran la luz y la masa según el experimento LIGO.

  • Naturaleza de las partículas subatómicas muy inestables o saltito gravitatorio.

    Si la partícula subatómica se encuentra en un punto valle de potencial, como los electrones en sus órbitas, al cambiar las diferencias de potencial el punto citado deja de ser de equilibrio y la partícula se deshará por su tensión elástica. La energía electromagnética liberada se desplazará a la velocidad de la luz hasta encontrar un nuevo equilibrio en un potencial mínimo pero de otro valle, donde volverá a aparecer como partícula subatómica con masa.

    A este fenómeno lo podemos llamar saltito gravitacional –efecto Túnel– debido a que normalmente se producirá entre distancias muy cortas y nos proporciona la definición de un nuevo tipo de partículas subatómicas. También lo volveremos a encontrar en la página correspondiente del nuevo modelo atómico de la Física de Partículas Elementales propuesto por la Mecánica Global dentro de la Física Global.

  • Los ondones (The wavons)

    Para distinguir la expresión de naturaleza dual de la materia del nuevo tipo de partículas subatómicas se sugiere la creación de un segundo tipo de dualidad, mixto o intermedio en cuanto al tiempo de permanencia con una naturaleza u otra.

    Un término genérico para estas ondas tan potentes podría ser el de ondones. Es decir, serían las partículas subatómicas que adquieren masa entre los saltitos o efectos túnel a que me he referido en el punto anterior, existen como bucles materiales y saltan a la velocidad de la luz como fotones hasta un nuevo equilibrio de la tensión gravito magnética. El término hace referencia a que las ondas electromagnéticas serían muchas y fuertes y potentes derivadas de la existencia de los bucles o rizados que caracterizan la masa física.

    Partícula subatómica inestableEcografía hojológica
    Partícula subatómica inestable

    La masa de los ondones se denomina ondina (Wavine) para distinguirla de la masa en sentido estricto. En ocasiones, el término de masa se utiliza para ambos tipos de estados de agregación de la materia en sentido amplio debido a que ambos están compuestos de medio-bucles, rizos o bucles del éter global.

    Esta distinción será necesaria al estudiar la física del movimiento en el libro de la Dinámica Global. Como veremos, tanto las partículas elementales con masa estables como inestables se deslizan por el éter global como los nudos corredizos mencionados más arriba.

    La figura hojológica muestra un giro de 180 grados en una red bidimensional. De forma intuitiva se observa que no hay nada que impida que se invierta el giro si desaparece la tensión que lo ha provocado y si existiese la tendencia de la red a volver a su estado plano.

  • Electrones.

    Los electrones se deslizan como nudos corredizos en sus órbitas. El movimiento orbital de los electrones tiene condiciones especiales, que se analizarán en el apartado Estructura del átomo de este mismo libro.

    Asimismo, por ser ondones, los electrones viajan a saltitos entre órbitas.

    Esta característica de los electrones explica el experimento de efecto túnel de los mismos, que debería pasar a llamarse el salto de los ondones (The jump of the wavons).

    Además, este desplazamiento mixto de las partículas subatómicas inestables explicaría con gran sencillez el experimento de Young o de la doble ranura realizado con electrones.

    Finalmente, los electrones se deslizan como otras partículas con masa como electrones libres.

  • Antipartículas y alargamiento espacial del éter global.

    Un tema muy curioso de la Física de Partículas es la relación que surge entre las partículas subatómicas y los agujeros negros, al configurarse éstos también como grandes acumuladores de masa y energía elástica.

    Otra comparación entre partículas subatómicas y Astrofísica se refiere a los procesos de contracción y expansión del éter global o estructura reticular de la materia que se producen tanto a nivel atómico como a nivel de estrellas y galaxias, descrito con cierto detalle en el libro de Astrofísica y Cosmología Global.

    Cuando dos partículas fundamentales de naturaleza espacial opuesta, dextrógira y levógira respectivamente, son también partículas saltarinas o inestables y se encuentran, se aniquilan mutuamente, produciendo otras partículas y fotones en función de su distinta energía.

    Con el choque entre las antipartículas que forman la antimateria y la materia normal, se anularán de golpe los bucles que existían y no generarán torsión transversal, pues ésta también se compensará. Sin embargo, la elasticidad del éter global, que hizo posible la curvatura inicial y la formación de las antipartículas y partículas, hará por la característica de energía de deformación reversible que el éter global recupere su volumen.

    Este fenómeno físico lo podemos denominar alargamiento espacial del éter global.