2.b) La gravedad como estado de agregación de la materia

De acuerdo con la Mecánica Global una definición de la gravedad sería que es el primer estado de agregación de la materia y el que tiene mayor simetría; pues la supersimetría teórica de una estructura de la materia reticular no radial, por no existir la fuerza de la gravedad, no parece que exista en la realidad física.

La anterior definición de gravedad como estado de agregación de la materia implica en sí misma un cambio de paradigma de la Física Moderna, por ello conviene mantener la mente abierta intentando comprender la esencia de la propuesta y no buscar pequeños fallos; por ejemplo, si la retícula de la estructura de la materia tiene una forma u otra no tiene ninguna importancia mientras responda a las propiedades requeridas por el modelo y éste explique la realidad física con mayor sentido que otros. En este caso un mínimo sentido sería suficiente, puesto que las fuerzas a distancia son difíciles de justificar desde un punto de vista científico y, no digamos ya, dimensiones físicas en otros mundos o contracciones del mismísimo espacio o tiempo.

Piénsese que el modelo actual o Modelo Estándar de la Teoría Cuántica se basa en puntos del espacio con propiedades virtuales o matemáticas emergentes desde el punto de vista de la Física. Normalmente, en la filosofía de la ciencia actual la palabra emergente se utiliza para justificar fenómenos inexplicados evitando una argumentación mágica o religiosa, como en el caso de la Teoría de la Evolución de Darwin generalmente aceptada.

Los clásicos no conectaron el éter con la simetría radial de la estructura reticular de la gravedad, globina o primer estado de agregación de la materia, si no contamos la hipotética supersimetría de la materia. El discípulo de Descartes Christian Huygens describió el éter como sutiles bolas de aire en contacto para poder transmitir la luz y Agustín Fresnel llegó a la conclusión de que las ondas de luz eran ondas transversales estudiando la polarización del cuarzo de Islandia.

En cuanto a relacionar parcialmente Globus con el éter clásico, hay que señalar que la idea de un éter diferente al clásico no es exclusiva de la Teoría de la de la Equivalencia Global, pues también la tan demostrada Mecánica Cuántica utiliza el vocablo de espuma cuántica o vacío cuántico para reconocer que el vacío clásico no está vacío y no mencionar la palabra éter con distintas características. También la conocida Teoría de Cuerdas propugna algo así como un éter de pequeñas cuerdas vibrantes y diferentes estados de agregación, incluyendo numerosas dimensiones adicionales.

NOTICIAS DE FÍSICA

"Llega la hora de la gran colisión - LHC.

El vació del universo, creemos, no es la nada, es una sustancia y puede vibrar, y la interacción del vacío -que no lo está- con el resto de las partículas (una especie de fricción) sería lo que generara sus diferentes masas".

El País 3-09-2008 (Nature)

Una vez que tengamos relacionadas las características más intuitivas de la gravitación, podremos ir añadiendo otras menos intuitivas y con mayor probabilidad de que sean incorrectas. En cualquier caso, si en la argumentación se llega a alguna contradicción siempre se pueden renormalizar las características postuladas siempre y cuando la eficacia del modelo en cuanto a capacidad de explicación de los fenómenos observados aumente y no quede comprometido el modelo en su conjunto.

Con independencia de que a lo largo de este libro se vayan aplicando propiedades y mecanismos adicionales de la gravedad o primer estado de agregación de la materia para comprender fenómenos complejos como el electromagnetismo, la fuerza nuclear débil y fuerte o los propios agujeros negros, en primer lugar se relacionarán las características y propiedades específicas que servirán para explicar la fuerza de la gravitación bajo la perspectiva de la Mecánica Global.

Una vez determinadas dichas propiedades veremos la interacción gravitatoria clásica y el comportamiento de la fuerzas de la gravedad en distancias próximas a las partículas con masa.

También, dentro del capítulo de la gravedad se incluye la interacción electromagnética con sus correspondientes apartados, por haberse unificado la interacción gravitatoria con la electromagnética.

Se pretende la caracterización funcional de la estructura reticular de la globina o primer estado físico de la materia como soporte de las fuerzas de la gravedad; avalando al mismo tiempo la Teoría de la Equivalencia Global cuando dice que Globus estará presente, de una forma u otra, en todos los procesos físicos conocidos.

Teniendo en cuenta las propiedades generales de la materia citadas en el apartado anterior y las propiedades específicas del campo gravitacional, las características de la globina o estado de agregación de la materia como soporte de la gravedad serán las siguientes:

  • Composición material.

    La composición de la materia para el caso de la gravedad es simplemente Globus; es decir, no hay ningún estado de agregación intermedio de la globina.

    No deja de ser curioso que se prefiera aceptar fuerzas mágicas que emergen de la nada a la existencia de materia que no sea detectable por los actuales medios técnicos, a pesar de todos los indicios indirectos que uno se pueda imaginar.

    Es comprensible que la definición de campo de gravedad con naturaleza virtual se debe a la imposibilidad inicial de caracterizarlo de otra manera, como el propio Newton puso de manifiesto. Quizás vaya siendo tiempo de cambiar un poco la naturaleza de la gravedad.

  • Naturaleza continua de la gravedad.

    Las partes de dicha estructura material tienen que estar conectadas, pues una parte aislada no podría ejercer ninguna fuerza ordenada y tampoco mantendría su estructura espacial. Ya hemos establecido que la continuidad era una propiedad general de la materia que constituye la globina.

    Otro tema será si la energía potencial tiene naturaleza cuantitativa continua o discreta como la energía electromagnética. Yo diría que será también discreta, relacionada con la constante de Planck y con elementos internos de los filamentos de la globina.

    No obstante, la naturaleza continua del campo gravitatorio necesita el desarrollo del concepto y características de la fuerza de gravedad que se hará en el próximo apartado.

  • Invisible.

    Podemos asignar a este nuevo estado de agregación de la materia o gravedad la denominación de materia transparente.

    No solo no se ve sino que hasta la fecha no se reconoce ni la estructura reticular de la materia ni el estado de agregación que configura la gravedad o globina. Otra forma de verlo intuitivamente es que desde el interior de una caja no se puede ver su perspectiva exterior; salvo con un poco de imaginación y, al menos, un veinte por ciento de la capacidad cerebral de un humano medio.

  • Tensión de la curvatura longitudinal, rigidez y tensión aditiva.

    Es conocido que las fuerzas de la gravedad son totalmente aditivas, luego la estructura o estado de agregación de la materia que genera dichas fuerzas también ha de tener la misma propiedad; al menos, en relación a los mecanismos componentes de los campos gravitacionales.

    La energía potencial gravitacional es debida a la tensión de la curvatura longitudinal provocada por la masa al curvar los filamentos de la estructura reticular del estado de agregación de la materia con supersimetría inicial. Esta tensión genera fuerzas perpendiculares a la tangente en cada punto de los filamentos; lo que es coherente con una curvatura descendiente asintóticamente con el cuadrado de la distancia.

    El estado de agregación de la materia que configura la gravedad debe tener la rigidez suficiente para sustentar fuerzas capaces de mover los planetas y estrellas del universo a mucha distancia de su origen. En otras palabras, la tensión elástica de la globina existe sobre una estructura mucho más rígida que cualquier material conocido.

    Con independencia de lo anterior, a distancias muy grandes también son importantes los fenómenos de contracción y expansión de la estructura reticular de la gravedad.

  • Simetría radial de la tensión longitudinal.

    En el estado de agregación de la materia que constituye la gravedad se rompe la supersimetría inicial de la globina, al generar la masa una simetría radial de la gravedad con una disminución asintótica de la tensión de la curvatura longitudinal de la estructura reticular de la materia.

    La hipótesis inicial sobre la forma concreta de la retícula de la estructura de la materia con supersimetría era el cubo u otra figura geométrica con gran simetría para permitir los efectos gravitatorios observables en la geometría euclidiana al introducir la simetría radial. En cualquier caso, la simetría radial de las fuerzas de gravedad se deberá más a la gran elasticidad de la globina que a la forma concreta de la minúscula retícula.

    Simetría radial de la gravedad
    Estado de agregación de la materia  Simetría radial de la gravedad

    La simetría radial de este estado de agregación de la materia es diferente a la típica simetría radial cuando se dibuja el Sol con sus rayitos amarillos.

    Una perspectiva de la estructura reticular de la globina viene reflejada con mayor ampliación por la imagen del microscopio hojológico, en la que se observa como, a pesar de la simetría radial, los filamentos de la globina se acercan más cuanto más alejados están de la masa.

    Si en la red tridimensional de la materia situamos una bola dentro de una retícula y la bola es mucho mayor que la retícula, los filamentos de dicha retícula y de las adyacentes no solo se estirarán por su propiedad de elasticidad longitudinal sino que también adquirirán cierta curvatura longitudinal.

    En otras palabras, se producirá una deformación de los filamentos, que tendrán tendencia a volver a su estado original.

    Por ahora es suficiente con esta aproximación al estado de agregación de la materia que configura la gravedad, pues el origen de la bola se explicará en el apartado del libro en línea sobre la constitución de la masa.

El conjunto de estas propiedades nos sugieren la idea de una estructura o estado de la materia física que constituye la gravedad o globina como un sólido muy rígido y flexible al mismo tiempo. Se podría considerar la gravedad como un sólido casi totalmente rígido que se vuelve muy flexible en las distancias muy cortas en función de la curvatura longitudinal producida. En definitiva, una estructura muy sólida o rígida y, al mismo tiempo, elástica o flexible para los materiales conocidos hasta el presente.

Se podría pensar en lo duro que es un objeto metálico y lo fácil que puede ser arrancarle un átomo o las famosas propiedades de los diamantes en cuanto a dureza y fragilidad.

Con todo, lo menos intuitivo es el movimiento de la masa a través de la estructura física de la gravedad. El paso al modelo elástico de la Mecánica Global ha implicado una renormalización precisamente de las hipótesis relativas al movimiento de la masa respecto al anterior modelo semi rígido.

Por otra parte, parece que las ondas gravitacionales longitudinales tendrán una naturaleza diferente de las ondas transversales de la estructura reticular.

En consecuencia, la energía de la gravedad no parece que se propague igual que las ondas electromagnéticas, aunque lo haga a la misma velocidad; otro tema es que se mueva una masa lo suficientemente rápido para que genere cambios en la curvatura de los filamentos, se elimine y se vuelva a generar de forma que se pudiera hablar de ondas gravitacionales en distancias no muy grandes para evitar entrar en la zona asintótica de la curvatura de la tensión longitudinal.

En cualquier caso las ondas longitudinales de la globina tendrían un sentido físico diferente a la propagación de una onda en la superficie del agua o a la propagación de las ondas electromagnéticas. Serían más parecidas a la vibración o resonancia de un átomo y de hecho estarán relacionadas con dicho fenómeno, como se verá en el libro de la Dinámica Global al explicar el movimiento.

Ahora estamos en disposición de exponer en la página siguiente el modelo de la interacción gravitatoria dentro del primer estado de agregación de la materia.

 

 
 
© 2008 Todos los derechos reservados

María José T. Molina

Teoría de Equivalencia Global

LA MECÁNICA GLOBAL