M O L W I C K
  

María José T. Molina

NOCTURNIDADES INFANTILES

LIBRO DE CUENTOS INFANTILES

Cuentos con moraleja

Esta fabula de dos avestrucillos es un cuento personalizado con moraleja. El uso de animales es para transmitir la moraleja de forma indirecta y favorecer la imaginación.

CUENTOS CON MORALEJA

El objetivo central de este cuento con mensaje es educar a los niños y niñas y convencerles de que los juguetes hay que colocarlos.

Al hacer a los animales los protagonistas del cuento corto, la historia verdadera se despersonaliza un poco.

Por tener animales hablando se podría decir que también es una fábula.

Nótese que el estilo de este cuento con mensaje es simple, con frases cortas e ideas bastante elementales, como hacer caso, recoger juguetes, perder juguetes, defensa por la familia.

Como está basado en una historia verdadera de niños-rebeldes es un cuento bastante personalizado. Lógicamente los cuentos con moraleja están bastante personalizados o muy concentrados en una idea o mensaje que afecta con claridad al destinatario del cuento.

Para evitar un mensaje demasiado directo a pesar de la corta edad de los niños se le ha dado el formato de fábula o relato con animales.

En la historia verdadera los dos niños se negaban sistemáticamente a colocar ningún juguete; de cierta manera, habían decidido oponerse frontalmente a la idea u obligación de colocar los juguetes.

Cuando los niños o niñas son muy pequeños considero que es mejor no imponerles el colocar los juguetes, porque para ellos puede suponer un gran esfuerzo y desincentivar determinados juegos. Sin embargo, según van creciendo hay que ir incorporando la idea de colocar los juguetes y, lógicamente, el primer paso es que no descoloquen juguetes cuando no piensan jugar con ellos más de 10 segundos. ¡Ahí empezó la pequeña guerra que acabó en el cuentode Patas Largas y Patas Cortas!

Niños asustados por las olas del mar

La imagen de los niños en las olas no está directamente relacionada con el cuento con moraleja pero es bonita y puede ilustrar lo que les puede pasar a niños que no recogen sus juguetes.

Por el contrario las imágenes o ilustraciones de los avestruces resaltan dos de los elementos principales de este, el concepto de familia y el de la potencia del papa avestruz.

 

PATAS LARGAS Y PATAS CORTAS

Érase una vez, en el corazón de África, en la Sabana,
vivía un avestruz que se llamaba Ostrich; tenía dos hijitos,
uno tenía las patas muy largas y el otro muy cortas
y se llamaban Patas Largas y Patas Cortas.
Además, para cuidar de la casa,
tenía una joven avestruz que se llamaba Uuz.

Cuento con moraleja de avestruces

El papá Os...ch les decía todos los días a los avestrucillos
que tenían que recoger todos los juguetes porque si no,
un día iba a venir el elefantito Fant
y se los iba a llevar a su casita.

Patas Lar... y Patas Cor... no se lo creían y eran muy
perezosos y no hacían caso a su papá.

Hasta que un día, cuando todos estaban durmiendo,
El elefantito...t, que era muy golfo,
 se acercó para ver si había algún juguete para llevarse y,
 como era muy juguetón, se los llevó todos.

Por la mañana, cuando se despertaron
Patas Lar... y Patas Cor...,
buscaron los juguetes y, al no encontrarlos,
Fueron corriendo a despertar a su papá, Os...ch,
que tenía la cabeza escondida en la arena
(porque así es como duermen los avestruces).

Cuando consiguieron despertarle,
le dijeron que no podían encontrar los juguetes.

Ostrich les contestó:
Ya os lo había avisado, pero no os preocupéis‚
que iré a hablar‚ con el elefantito ...t
para preguntarle si los tiene
y entonces, como es orgulloso,
le voy a decir que le echo una carrera
y que si le gano, os los tiene que devolver.

Efectivamente, echaron una carrera, a ver quién iba a un árbol
que se veía a lo lejos, daba la vuelta y volvía primero.
Y sabéis‚ ¿quién ganó? Os... . ¨ Y sabéis‚ ¿por qué?
Porque aunque Fant corría mucho,
el papá Ostrich era el avestruz
con las patas más largas de todos los avestruces
y era muy fuerte y potente.

Cuento con avestruz fuerte y potente

Entonces, el elefantito...t les devolvió todos los juguetes
y además, les dio dos elefantitos chiquititos de madera,
uno con las patas muy largas y otro con las patas muy cortas.
Y los avestrucillos, a partir de ese día,
Recogían siempre los juguetes antes de irse a dormir.

 

Y todos fueron felices, comieron lombrices y colorín,
colorado, este cuento se ha acabado, y ahora…
¡A DORMIR!

 

 
© 2007 Todos los derechos reservados