3.c) Fiabilidad en la gestión de la información de la memoria

Ya adelanté al hablar de la inteligencia las relaciones conceptuales entre lógica y memoria matemática, intuición y memoria normal y entre lenguaje y memoria lingüística, se trataba de los diferentes modos de funcionamiento de la inteligencia como capacidad de relacionar y de la inteligencia como gestor del sistema de información de la memoria y los modos de transmisión de dicha información.

Castillo en Irlanda
Memoria visual (Imagen de dominio público)
Memoria visual

La memoria matemática, aquélla que exige certeza en las respuestas del sistema de información biológico, se debe de comportar igual que la inteligencia lógico matemática en cuanto a los requisitos de fiabilidad. Sin embargo, no sería de extrañar que otros tipos de memoria como la memoria normal o la capacidad relacionada con el lenguaje, que tienen la característica de admitir errores y aproximaciones fuesen consecuencia de la misma información genética que sirve para crear la memoria matemática, pero bajo el supuesto contrario al de la verificación de la información.

Es decir, nuestro cerebro se construye con códigos genéticos de ambos progenitores y en la gestión de la información, en ciertos procesos como la memoria normal, no requerirá la seguridad de las respuestas del sistema de información.

Por otra parte, con la memoria se plantean problemas adicionales puesto que en la misma influye su propia naturaleza como almacén de información grande o pequeño más los problemas o características de la gestión de la información de dicho almacén.

Además está claro que existen memorias muy especiales con gestión de la información igualmente especial, cuyo funcionamiento interno es prácticamente desconocido para la neurociencia en la actualidad. No me refiero a las partes del cerebro que se activan o no en determinadas actividades del mismo sino a los mecanismos biológicos que se desarrollan desde un punto de vista funcional. Se pueden citar a este respecto entre otras, la memoria lingüística, la memoria visual y la memoria musical.

Aunque he estado utilizando el término de memoria matemática, creo que el término de memoria en modo seguro en la gestión de la información o su transmisión sería más preciso. De igual forma, pero sin pretender crear una tipología cerrada, podríamos hablar de modo probable cuando la fiabilidad requerida en la gestión de la información es alta pero no máxima y modo posible cuando esta fiabilidad sea relativamente baja.

 

3.d) Integridad de la información

3.d.1. Compresión de la información

Como se ha comentado en el apartado de los tipos de memoria, según se va avanzando en las diferentes capas de la misma, van cambiando las características de la información hacia un sistema multidimensional, o lo que es lo mismo, la información se va comprimiendo.

Este proceso lleva tiempo y el gestor de la memoria necesita utilizar mucha potencia. Normalmente, no solo se tratará de su compresión, sino de su descompresión, su análisis y comparación con nueva información y su vuelta a comprimir después de buscar las referencias dimensiónales más adecuadas para su grabación y futura localización.

Cuando uno piensa en algo que hacía mucho tiempo no pensaba, puede sentir perfectamente como la información va apareciendo de la nada, como si estuviésemos tirando de un hilo de la madeja.

Cuando se recupera o hace consciente un dato o un concepto parece como si, al mismo tiempo, el cerebro continuase recuperando elementos asociados a dicho dato o concepto, en determinados momentos se puede hasta visualizar como una explosión de datos y conceptos cada vez más precisos sobre lo que se está hablando o pensando. Obviamente esta recuperación depende del tiempo que ha pasado desde la última vez que se pensó sobre el tema concreto y de la perspectiva o necesidad de continuar con el mismo.

Los nuevos ordenadores o computadoras con sus mejoras técnicas se van pareciendo más y más al cerebro; ahora con su velocidad de proceso y gestión de la información pueden empezar a comprimir automáticamente datos que no se utilice normalmente, antes la descompresión de una fuente de información comprimida, en caso de necesidad, hubiera sido demasiado lenta.

Analicemos a continuación el ejemplo ilustrativo de las personas de edad que, a menudo, dicen las siguientes frases:

  • No me acuerdo de lo que dije o hice hace cinco minutos.
  • No me acuerdo de lo que comí ayer.
  • Es curioso, pero siempre me acuerdo perfectamente cuando hace veinte años...

Una explicación razonable de estas apreciaciones sobre su gestión de la información puede ser la siguiente:

  • Con el transcurso del tiempo, va siendo más difícil el comprimir más información que ya ha sido comprimida con anterioridad, esta mayor compresión se considera necesaria para liberar espacio de la memoria puesto que a lo largo de la vida se supone que ya se ha utilizado todo el disponible.

  • Además, la pérdida paulatina de energía vital del organismo con la edad, o cualquier otro problema, hace que el mecanismo de compresión sea menos potente.

  • Lógicamente, llega un momento en el cual es necesario borrar parte de la información almacenada para grabar una noticia o hecho reciente.

  • Llegados a esta situación, si se decide grabar nuevos datos, salvo que éstos se consideren muy importantes, nunca se borrará información comprimida a lo largo de toda la vida. Normalmente, se borrará primero la información contenida en el primer o segundo nivel más superficial de la memoria.

  • Otro aspecto relacionado, ya comentado, es la menor necesidad de dormir de las personas de edad.

Estoy hablando de problemas normales con la edad, pero obviamente en algunos casos los síntomas son mucho más serios y producen pérdidas de memoria que pueden llegar a la demencia o enfermedades como el Alzheimer.

Seguramente, como en todos los procesos complejos, el tener poca memoria o no ejercitar debidamente determinadas fuentes de información comprimida estará correlacionado positivamente con el Alzheimer.

3.d.2. Degradación de la información

Otro método, ya conocido en nuestra cultura, es la degradación de la información en los procesos de compresión de la misma.

Degradación de la memoria (Imagen de dominio público)
Degradación de la memoria

La compresión de una imagen de formato BMP a formato JPG en los ordenadores o computadoras se puede efectuar sin pérdida de información o con un determinado grado de pérdida de la misma, pero que reduce significativamente el tamaño del nuevo fichero.

La memoria sensorial, especialmente, necesita de las acciones de degradación para reducir la inmensa cantidad de información que recibe en su casa. Pensemos en música y canciones, películas, videos, etc.

3.d.3. Reconstrucción de la información

En correspondencia con el fenómeno de la degradación de la información, tenemos el de la reconstrucción de una fuente de información comprimida o degradada cuando es requerida por el gestor de la memoria.

Como se sabe, este fenómeno puede producir que una persona esté convencida de un hecho o aspecto concreto porque su memoria le informa del mismo y, en realidad, ser falso. Parece que pudiera estar mintiendo, pero de hecho, se está confundiendo, aunque ni ella misma lo sepa.