3. DINÁMICA - FÍSICA DEL ESPACIO Y EL TIEMPO

El desarrollo de la Mecánica Global ha explicado la equivalencia gravedad-energía-masa en el sentido de la unificación de la fuerza de la gravedad con la energía electromagnética y el esclarecimiento de cómo se crea la masa a partir de la estructura reticular de la materia o éter global.

Al mismo tiempo, la Mecánica Global sienta las bases para el desarrollo de la Dinámica Global, que estudia las causas del movimiento.

Después de las Leyes de Newton surgieron dos problemas de la física del espacio y el tiempo, el efecto de lentes gravitacionales de la luz y la precesión anómala del perihelio de Mercurio. Ambos problemas fueron resueltos por la mecánica relativista de Einstein, aunque a mi juicio la dinámica relativista es incorrecta además de incompatible tanto con la Mecánica Cuántica como con la Mecánica Global.

Es más, la mecánica relativista desnaturaliza la dinámica al relativizar el propio espacio y el tiempo cuando invierte el concepto de velocidad.

La Mecánica Cuántica, a su vez, descubre nuevos conflictos de las Leyes de la Dinámica de Newton en el mundo del átomo y de las partículas elementales.

La Dinámica Global no sólo resuelve el problema de la curvatura de la luz y el de la precesión anómala o pequeña desviación en las órbitas de los planetas, sino que distingue entre los distintos tipos de movimiento en atención a sus causas o naturaleza de las fuerzas que los originan.

El estudio de las causas del movimiento por la Dinámica Global ha implicado la aparición de una nueva perspectiva en la clasificación de los distintos tipos de fuerzas y energía.

Por todo ello, las Leyes de Newton de la dinámica necesitan una pequeña adaptación cuantitativa y un gran cambio conceptual, especialmente en su ámbito de aplicación.

Antes de explicar en profundidad los mecanismos y fuerzas del movimiento de la luz y de los cuerpos en caída libre –en su movimiento sobre el éter global o a través de la misma–, vamos a analizar los elementos de la dinámica, como el espacio, el tiempo, movimiento o velocidad, la aceleración y la fuerza.

 

3.a) Concepto de espacio

Tanto el tiempo como el espacio son conceptos convencionales o construcciones mentales que nos hacemos para poder vivir, comprender este mundo e intentar representar la dinámica de lo que existe o realidad. El concepto de espacio es necesario para una definición de movimiento.

En la actualidad la definición de metro dentro de la Física Relativista depende de la velocidad de la luz y la distancia recorrida, a su vez, del tiempo relativo. ¡No puede ser más sencillo!

A pesar de que la noción espacial sea simple, el cerebro humano tiene problemas a la hora de manejar las tres dimensiones espaciales en muchas ramas del conocimiento. De ahí que tengamos que ser especialmente cuidadosos en la configuración científica de la definición de espacio y no complicarla más de lo necesario.

Como siempre, la labor de la ciencia de la dinámica del espacio y el tiempo consistirá en establecer unos patrones convencionales que sirvan a todas las situaciones, que permitan las comparaciones y que sean lo más simple posible.

El resultado será una comprensión de la realidad mucho más potente que facilitará un mayor desarrollo científico y tecnológico de la sociedad.

El libro de la Mecánica Global explica los denominados procesos de expansión y contracción del espacio sin abandonar la naturaleza del espacio euclidiano o concepto de espacio de tres dimensiones. Además la Dinámica Global permite entender una característica importante del concepto de espacio relativista.

Espero que el siguiente ejemplo facilite el entendimiento de la distinta naturaleza del espacio en la Dinámica Global y en la Teoría de la Relatividad. No es un ejemplo exacto pero se aproxima un poco y, en ocasiones, puede hacer que los textos relativistas se entiendan algo más.

  • Ejemplo de cruzar un río.

    Imaginemos que tenemos que cruzar un río pequeño y no hay ningún puente. Seguramente buscaremos un sitio donde existan piedras para pasar saltando de piedra en piedra al otro lado sin mojarnos.

    Concepto de espacio relativista
    Concepto de espacio relativista

    La dinámica relativista dirá que el río tiene siete metros de ancho por el lugar donde se cruza si hay que saltar sobre siete piedras. Es decir, si al mes siguiente alguien ha puesto otra piedra para facilitar los saltos, la mecánica relativista dirá entonces que el ancho del río son ocho metros. A este tenor, si hubiera desaparecido una piedra porque se la hubiera llevado el agua o un ladrón de piedras, entonces habría seis metros.

    Esta confusión se debe a que la Teoría de la Relatividad de Einstein no admite la existencia de las piedras en el cauce del río. En otras palabras, niega el éter global como medio soporte del campo de gravedad y la masa.

No debemos confundir el campo gravitacional –éter luminífero– con el éter global.

Igualmente, conviene distinguir entre el efecto arrastre de la luz por el campo de gravedad que explicaría el experimento de Michelson-Morley, y los pequeños desplazamientos de la masa y la energía electromagnética debidos a la segunda componente de la atractis causa en la interacción gravitatoria o efecto Merlín, que explicarían los fenómenos de la curvatura de la luz en las lentes gravitacionales y la precesión anómala de la órbita de Mercurio y de los planetas en general; como veremos al hablar del movimiento de caída libre de los cuerpos.

Existen otras diferencias en la dinámica entre el espacio relativista y el espacio euclidiano debidas a los efectos matemáticos de la relatividad del tiempo y sus diferentes causas, que no es el momento de analizar. En cualquier caso, de confirmarse el éter global, la Teoría de la Relatividad desaparecería directamente.

 

3.b) Naturaleza del tiempo

Los elementos básicos de la Dinámica Global son el espacio, el tiempo y el éter global, pues todos los demás son derivados de ellos.

El tiempo tiene varias acepciones, como he comentado en el apartado sobre la Teoría del tiempo del libro de metafísica La Ecuación del Amor. En relación a la dinámica y al método científico, el concepto relevante debería ser el de tiempo absoluto y objetivo porque cumple con la objetividad de la ciencia y es mucho más simple.

Aunque la realidad se pueda ver de muchas formas y, matemáticamente, algunos modelos ofrecen cálculos muy exactos, no parece que el Sistema Imperial de Medidas sea igual de sencillo que el Sistema Internacional de Unidades (SI), prescindiendo de las unidades relativistas de este último sistema.

Hay cosas que, por su trascendencia, se deben probar o poder probar directamente si quieren pertenecer al ámbito de la ciencia y no únicamente de la filosofía. Yo creo que nadie ni nada ha viajado en el tiempo, al margen del viaje en el tiempo absoluto que todos conocemos. De la misma manera, nadie ha visto al espacio curvarse y estirarse después, ni el movimiento por otras dimensiones físicas que sólo existen de forma abstracta –Contradictus in terminus.

Asimismo, en el libro de la Teoría de la Relatividad, Elementos y Crítica le he dedicado un apartado al concepto de espacio-tiempo.

Para que el concepto de movimiento sea realmente operativo y eficiente, la definición de la unidad de tiempo debería ser independiente de la energía. En la actualidad, al depender de ella, el segundo es ciertamente relativo, puesto que depende de las vibraciones del átomo de Cesio, cuyo período es función de ciertos niveles energéticos que dependen, a su vez, de muchos factores. Unos contemplados en la definición y otros no, lo que hace que la unidad sea dependiente de ellos, como la velocidad y la gravedad.

Lo único que hay que hacer es cambiar la definición de tiempo, o mejor dicho, de segundo establecida en 1967 por el citado Sistema Internacional de Unidades, para que deje de ser sensible a los cambios medio.

Además de facilitar los procesos mentales normales, dicha definición de tiempo nos permitiría poder hablar con propiedad sobre dinámica en el espacio euclidiano y el tiempo absoluto, al delimitar tanto del concepto de simultaneidad de los sucesos como de la secuencia causa-efecto.

Conviene recordar que la definición de tiempo relativista acaba con el concepto de simultaneidad y que ciertas ramas de la Mecánica Cuántica abogan abiertamente por la inexistencia de la secuencia causa-efecto, casi imprescindible hasta en filosofía.

El experimento físico del Reloj Invisible, propuesto en el libro Experimentos de Física Global, trata directamente sobre la controvertida medición del tiempo y el dios Cronos. La idea de dicho nombre es resaltar que los relojes se ven afectados por la velocidad y la gravedad. Un reloj perfecto sería uno invisible en el sentido de ser independiente de cualquier condición; es decir, podría no ser suficiente el ser invisible, pero la idea que transmite sigue siendo válida.

Sobre el problema de la simultaneidad en la Relatividad Especial se propone el experimento científico del Tren de la Abrujuela, teniendo en cuenta la velocidad de la luz y el movimiento de rotación de la Tierra.

En definitiva, considero el concepto de tiempo absoluto a efectos científicos, como una función monótona, continúa, uniforme y creciente.